Consejo cuidado de los pies Consejos runners Runners

Me he hecho un esguince de tobillo ¿qué debo hacer?

El dolor de un esguince de tobillo es intenso, aparecen signos de inflamación (dolor, calor y rubor) e incapacidad funcional, que impide que el individuo pueda trabajar o practicar su deporte durante un periodo variable de tiempo de acuerdo a la gravedad de la lesión. Las primeras 24 horas tras la lesión son las más críticas porque determinan el grado que alcanzará la lesión y cuánto tardará en recuperarse. Por este motivo, en El Blog del Podólogo te ofrecemos unos cuantos consejos para que los apliques durante las primeras horas tras la lesión para no agravar tu esguince de tobillo. 

Tras un esguince o torcedura de tobillo lo primero que se debe hacer es disminuir la inflamación. Para hacerlo de manera sencilla podemos recordar las siglas HICER (hielo, compresión, elevación y reposo).

La aplicación de hielo ha de ser de manera inminente y continuar en los dos o tres días siguientes, junto con la colocación de un vendaje compresivo. Si hay dolor al caminar, debe evitarse el apoyo usando unas muletas para evitar aumentar la lesión. Dependiendo de la severidad de la lesión acudiremos a un centro hospitalario donde se realizará un estudio radiológico y  la colocación de una férula o un yeso pueden ser necesarios para prevenir mayores daños y acelerar la cicatrización del ligamento.

Hielo: una bolsa de plástico con hielo triturado o un paquete de verduras congeladas son ideales, pero hay que envolverlo en un trapo para evitar quemar la piel  y colocarla sobre la zona inflamada. Si llevamos posteriormente un vendaje compresivo, el hielo se puede colocar de igual manera encima del mismo. Mantener el hielo durante periodos de treinta minutos, por lo menos unas dos o tres veces al día.

esguince tobillo

Compresión: con un vendaje elástico. Éste protege el ligamento lesionado y reduce la inflamación. Debe ser cómodo y no apretar demasiado o disminuiría el fluido de sangre a la zona. El vendaje debe iniciarse desde los dedos del pie hacia la pierna para drenar el edema.

Elevación: elevar la zona lesionada por encima del nivel del corazón para que los fluidos producidos por la hinchazón y las hemorragias puedan drenar bien y que estos fluidos no se acumulen en el pie.

Reposo: es necesario para el proceso de recuperación las primeras 24 horas, posteriormente  y dependiendo de la gravedad de la lesión el reposo no impedirá la realización simultánea de ejercicios en descarga, como la natación.

Muchas personas siguen entrenando aunque estén lesionadas, creyendo que si se ponen una tobillera u otro tipo de venda están protegidos contra las lesiones. Esto no es correcto. Lo único que podemos hacer con ello es agravar la lesión y llevarla a un estado crónico difícil de curar.

Para volver a practicar deporte, generalmente se recomienda que la inflamación y el dolor hayan desaparecido y que la persona pueda realizar saltos hacia delante o hacia los lados sobre el tobillo lesionado sin sentir dolor ni inestabilidad.

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppLinkedInEmailCompartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>