Consejo cuidado de los pies

Hiperhidrosis, cómo sobrevivir al exceso de sudoración en los pies

La hiperhidrosis es el exceso de sudor o transpiración excesiva que se produce de forma espontánea, sin ser causada por temperaturas altas o por situaciones de tensión física o emocional. La sudoración es un efecto normal del cuerpo humano que sirve para mantener la temperatura corporal, el problema viene cuando esta sudoración es excesiva. Calificamos la hiperhidrosis como problema cuando esta sudoración afecta a la vida diaria del paciente. En muchos casos, el exceso de sudoración se convierte en un problema social, sobre todo si la sudoración va acompañada por olor.

La hiperhidrosis tiene solución quirúrgica para los casos más graves. Se recomienda en cualquier caso empezar con un tratamiento conservador y si éste no surte efecto valorar la posibilidad de la intervención. Si detentamos un exceso de sudoración en los pies ¿qué podemos hacer para minimizar sus efectos?

1. El calzado que utilicemos debe ser de material transpirable, evitando las suelas de goma y el uso de zapatillas deportivas cuando no se vaya a practicar deporte. Debe buscarse un tallaje que no apriete en exceso para favorecer una buena circulación sanguínea y ventilación. Durante los meses de verano las sandalias son una buena solución para mantener los pies ventilados, pero no deben usarse para caminatas prolongadas ya que no prestan el soporte adecuado al pie.

2. En cuanto a los calcetines se recomienda cambiarlos dos veces al día para evitar la humedad en los pies. Unos pies humedecidos por el sudor se convierten en un “caldo de cultivo” para bacterias y hongos, dando lugar a mal olor y a problemas como el pie de atleta. En cuanto a los materiales de los calcetines deben ser mixtos, algodón y sintético, para que además de absorber el sudor, el pie pueda transpirar.

Hiperhidrosis en el pie

3. La dieta. Es importante estar atento si hay algún alimento o bebida que le hace sudar más de lo habitual. Considera la posibilidad de eliminar de tu dieta las bebidas con cafeína, así como el alcohol y los alimentos con olores fuertes como el ajo y la cebolla. El tabaco también ayuda a aumentar la toxicidad del sudor que puede llevar a una posible infección.

4. No utilice desodorantes o antitranspirantes, lo más útil serán los productos astringentes. Los primeros sólo enmascaran el sudor mientras que los astringentes lo cortan.

5. Ducharse diariamente para controlar la cantidad de bacterias en la piel.

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppLinkedInEmailCompartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>