Pie diabético

10 consejos para cuidar los pies de las personas diabéticas

Cada 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes, una enfermedad, que según la OMS, afectará a 366 millones de personas antes de 2030, y que está estrechamente ligada a la salud de los pies. En este contexto, el Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) ha elaborado un decálogo con 10 consejos fundamentales para cuidar adecuadamente los pies de las personas que padecen esta enfermedad:

1.- Inspeccionar a diario los pies para observar la presencia de ampollas, grietas o erosiones.

2.- Si se desgarrara la piel, debe limpiarse la zona con jabón y agua tibia, aplicar un antiséptico y poner un apósito estéril. Nunca se debe poner esparadrapo directamente en la piel ni enrollar los dedos porque dificultaría la circulación.

3.- Debe visitarse regularmente al podólogo y de forma inmediata si apareciera una úlcera, ampolla, herida o cualquier otra alteración, aunque sea indolora.

4.- Mantener los pies limpios, secos y suaves. Éstos se han de lavar con un jabón neutro y secarse exhaustivamente sin frotar, especialmente entre los dedos para evitar la maceración de la zona y que pudieran aparecer hongos.

5.- Hidratar los pies adecuadamente, excepto entre los dedos. Es recomendable no dar paseos largos justo después del baño para que la piel se recupere y la crema se reabsorba.

6.- Hay que evitar situaciones que puedan provocar lesiones en los pies. Por eso, es recomendable no utilizar instrumentos cortantes o punzantes (tijeras, cuchillas, cortauñas, agujas, etc.), las durezas y las uñas deben ser cortadas por el especialista, evitar el uso de agentes químicos como los callicidas porque pueden producir quemaduras y no caminar descalzo.

7.-  Deben evitarse las temperaturas extremas. En invierno es aconsejable mantener los pies calientes con calcetines de lana y algodón y no aplicarles calor directo mediante bolsas de agua, mantas eléctricas, etc.

8.- Las personas que padecen pie diabético nunca deben ir sin medias o calcetines y éstos han de ser anchos y sin costuras para no restringir la circulación.

9.- Utilizar un calzado de puntera redondeada, acordonado y con tacón bajo. Debe estar confeccionado en materiales naturales para favorecer la transpiración y ser flexible para que se amolde perfectamente al pie.

10.- Cuando se compren zapatos nuevos, hay que inspeccionar con la mano el interior del calzado para detectar costuras o cualquier otro elemento que pudiera causar erosiones o laceraciones. Además, hay que utilizarlos poco a poco para que se amolden al pie y revisar después de su uso si hubieran provocado ampollas o zonas rojas.

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppLinkedInEmailCompartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>