Consejo cuidado de los pies

Consejos para el cuidado de los pies en verano

Con la llegada del verano, los pies se destapan y pasamos de utilizar un calzado cerrado a otro descubierto. Este cambio puede ir acompañado de molestias en los pies por posibles rozaduras, fricciones o sobrecargas por utilizar sandalias que no sujeten bien el pie. Para evitarlo, es fundamental prepararlos adecuadamente y escoger correctamente el calzado. En este artículo os dejamos algunas recomendaciones para un correcto cuidado de los pies en verano.

Desde el El Blog del Podólogo recomendamos antes de “destapar” los pies visitar al podólogo para detectar a tiempo posibles patologías, él eliminará las durezas de la planta y de los talones y empezará el tratamiento de hidratación, que en verano será mayor porque los pies no están protegidos como en el invierno por el calzado y los calcetines.

Es muy importante que sea el podólogo y no un esteticista el que realice esta tarea porque eliminará las durezas o las grietas de tus talones de la forma más adecuada pensando siempre en la salud de tus pies. Esto es especialmente relevante en el caso de las personas diabéticas con las que hay que seguir unos protocolos adecuados porque, si se eliminan de forma incorrecta, podría provocarse una úlcera en el pie.

Además, el especialista cortará las uñas en recto y no se limarán demasiado redondas porque, al crecer se clavarían en los laterales de los dedos.

Foto: Campusnovella.com

Foto: Campusnovella.com

Por último, recomendará una crema adecuada para  masajear e hidratar los pies diariamente evitando el espacio entre los dedos porque podría macerar la zona y propiciaría la aparición de hongos y grietas.

Una vez visitado al podólogo, se recomienda realizar un mantenimiento de los pies que consistirá en:

1. Una vez por semana utilizar tras el baño una piedra pómez o lima para prevenir la aparición de durezas y grietas, especialmente en los talones.

2. Hidratar los pies diariamente con una crema emoliente a base de urea.

3. Cortar las uñas rectas utilizando alicates, no tijeras.

Además, hay que prestar especial atención al calzado y escogerlo pensando en la salud de los pies. Por este motivo, hay que reservar el uso de chanclas únicamente para espacios húmedos como piscinas o la playa porque al ser demasiado planas y no sujetar el pie pueden provocar engarramiento de los dedos y dolor en la planta y el tobillo.

Tampoco hay que abusar del uso de bailarinas y de deportivas. Las primeras son también demasiado planas y suelen tener puntas estrechas que aprietan los dedos pudiendo provocar la aparición de dolorosos callos. En el caso de las deportivas, hay que limitar su uso y no utilizarlas de forma habitual porque podrían provocar sudoración excesiva y aparición de hongos. El calzado más aconsejable es el que permita transpirar el pie, esté fabricado con fibras naturales, sea flexible y lo sujete adecuadamente evitando engarramiento de los dedos y posibles torceduras.

No se recomienda el uso prolongado de bailarinas.

No se recomienda el uso prolongado de bailarinas.

Desde El Blog del Podólogo insistimos que ante cualquier lesión que aparezca en el pie (cambios de color en las uñas, olor desagradable, dolor en los dedos, la planta, el talón, etc.) debemos consultar al podólogo, especialmente si produce dolor o picor porque podría tratarse de un callo, hongos o ser una verruga plantar y será necesario tratarlos lo antes posible para evitar consecuencias mayores.

Escucha el programa Colegiados de Cope Valencia en el que se habla del cuidado de los pies en verano.

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppLinkedInEmailCompartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>