Consejo cuidado de los pies

Consejos para el cuidado de los pies de los bailarines

Una de las principales herramientas de trabajo para los bailarines profesionales son los pies. A la vez, muchas personas aficionadas a los bailes de salón o latinos llenan las academias de baile con la intención de aprender y divertirse convirtiendo esta práctica en uno de los hobbies con más éxito en la actualidad. Pero ¿le prestan suficiente atención a la salud de los pies tanto los bailarines profesionales como los amateurs? En el siguiente artículo señalamos una serie de consejos para el cuidado de los pies de los bailarines.

Lo primero que se debe comentar es que hay diferentes modalidades de baile y que los problemas que podemos tener en nuestros pies si bailamos son muy diferentes según la modalidad. Quizá la más agresiva con nuestros pies es la danza clásica puesto que en la mayoría de los casos las personas que la practican son profesionales que dedican mucho tiempo a las representaciones y a los ensayos.

¿Qué problemas podemos tener en los pies si hacemos danza clásica?

  • Problemas en las uñas. Una de las posiciones más comunes es la de mantener el peso del cuerpo sobre las puntas de los dedos de los pies. Un mal corte de las uñas nos puede provocar hematomas o uñas encarnadas.
  • Esta misma postura nos puede provocar también deformidades en los dedos de los pies al contraerlos para mantener el equilibrio de puntillas.
  • Es bastante común en la danza clásica los esguinces provocados por giros, saltos o caídas en mala posición.
  • Si bailamos descalzo o intercambiamos calzado con algún compañero habrá que llevar cuidado con las infecciones por hongos o verrugas plantares. Por este motivo, evitaremos utilizar calzado ajeno y, en la medida de lo posible, pisar descalzo en zonas húmedas o de mucho tránsito de personas.
  • En casos más extremos podemos sufrir una fascitis plantar, sesamoiditis o metatarsalgia.

ballet

¿Cómo podemos prevenir lesiones en los pies si practicamos danza clásica?

  • Un buen corte y fresado de uñas nos evitará los problemas con uñas encarnadas o hematomas subungueales.
  • Para reducir el riesgo de esguinces graves es recomendable calentamientos del tobillo movilizándolo en todas direcciones antes de la práctica.
  • Otro ejercicio de calentamiento que sería interesante realizar antes y después de la práctica son estiramientos en la planta del pie o incluso automasajes con las manos en la zona plantar.
  • La hidratación del pie también es una medida de prevención de lesiones muy importante y que, en la mayoría de los casos, no se le presta la atención adecuada.
  • Es recomendable también, fuera de la práctica, no utilizar zapatos en punta que ejerzan presión sobre los dedos para no sobrecargar más la zona.

En los bailes de salón hay que prestar especial atención al tipo de calzado que se utiliza. La recomendación es que sea un zapato cómodo y flexible que pueda soportar giros, saltos y movimientos bruscos. Otra característica importante es que sea transpirable para no acumular excesiva humedad en el pie. En el caso de las mujeres deben controlar el tamaño del tacón, a más altura más posibilidades de torcedura de tobillo y de esguince. Otro de los problemas de exceso de tacón es que en un lance del baile se pise a la pareja con pudiéndole provocar alguna lesión.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *