Category Archives: MIS

MIS

¿EXISTE LA CIRUGÍA LÁSER? NO

Published by:

Cirugía Mínima Incisión

La Cirugía de Mínima Incisión del Pie (MIS) del inglés “Minimal Incision Surgery”, también conocida como cirugía percutánea, es un conjunto de técnicas quirúrgicas que se basan en acceder y tratar cualquier punto patológico del pie a través de pequeñas incisiones o aperturas cutáneas y realizar las correcciones necesarias en las estructuras con patología podológica, mediante el empleo de fresas con el que se realizan las osteotomías, por lo tanto no existe el empleo de láser para éste tipo de intervenciones.

Es imprescindible la utilización de la fluoroscopía, método de imagen radiológica el cual nos da la visión interna de la zona a intervenir. Puesto que se trata de una cirugía “cerrada”, hemos de poder ver donde estamos accediendo para realizar la técnica en el lugar exacto.

Las alteraciones susceptibles a ser tratadas con estas técnicas son muchas y van desde pequeñas alteraciones en la alineación de los dedos, patologías dérmicas debidas a exóstosis que dan lugar a dolorosos procesos hiperqueratósicos entre los dedos y/o dorsos de los mismos, hasta sobrecargas metatarsianas y antepies comprometidos con Hallux Abductus Valgus conocido como “Juanetes” y dedos en garra, en martillo, o superpuestos (supraductus o infraductus). También se pueden intervenir Juanetes de Sastre o del 5º dedo, Espolones Calcáneos, Síndrome de Haglund, Síndromes de Compresión del Túnel Tarsiano y del Seno del Tarso, descompresión calcánea y cualquier patología dolorosa que presente el pie.

La gran premisa recae en proteger y respetar las estructuras anatómicas (músculos, ligamentos tendones, capsulas articulares y vasos sanguíneos) para recuperar rápidamente la biomecánica de un pie sano. La técnica quirúrgica es muy cuidada y se considera de precisión a la hora de realizarla. Se logra con la utilización de material especialmente diseñado, instrumentación y aparataje de última generación que junto a una constante formación y la buena habilidad del profesional que la realiza, permite conseguir excelentes resultados para el paciente. Se realiza con anestesia local a nivel de tobillo o dedos según la zona a intervenir permitiendo caminar al paciente tras la intervención, pudiendo desplazarse a su domicilio tras la cirugía sin necesidad de ingreso hospitalario.

La precisión de estas técnicas, el escaso daño a los tejidos y el prescindir de materiales de fijación interna como tornillos, agujas, escayolas o férulas dan lugar a una rápida recuperación favoreciendo la deambulación temprana y el mínimo dolor postoperatorio. El secreto está en la utilización de pequeños vendajes correctores que aseguran la posición idónea para el éxito de la cirugía, éstos son muy cómodos y fáciles de llevar durante el período de recuperación.

Share