Category Archives: dolor

Consejo cuidado de los pies Consejos para pacientes dolor

DISFUNCIÓN DEL TENDÓN TIBIAL POSTERIOR. ¡SE ME APLANA EL PIE!

Published by:

En ocasiones acuden a consulta pacientes que nos cuentan como de repente se les ha aplanado uno de los pies sin causa aparente. Estas deformidades cuando llegan a un punto en el que cursan con dolor es cuando el paciente decide realizar una visita al especialista.

Durante la exploración efectivamente se observa como, normalmente, de los dos pies uno tiene un arco plantar más descendido que el contralateral, lo que genera una alteración estructural que en situación de carga genera una alteración del patrón normal de la marcha.

La clínica, es decir, lo que refiere el paciente es un dolor que habitualmente se localiza en la zona medial del tobillo extendiéndose hasta la tuberosidad del navicular, hueso del tarso donde se inserta principalmente el tendón del músculo tibial posterior con un papel preponderante en el mantenimiento del arco plantar. Existen otros signos como enrojecimiento, hinchazón, etc. A medida que el tendón se deteriora y la deformidad progresa la sintomatología, así como las estructuras implicadas también evolucionan y varían.

Esta enfermedad se le conoce como insuficiencia del tibial posterior estando descritos varios estadios de la enfermedad en función del grado de deformidad y deterioro del tendón implicado. Sin embargo, hay otro elemento implicado en la patología y es la probable afectación del ligamento calcaneonavicular plantar, conocido popularmente como ligamento en hamaca, que se extiende desde el calcáneo al navicular otorgando una sujeción adicional a la cabeza del astrágalo impidiendo que éste caiga.

Al margen de la exploración física, como pruebas diagnósticas se solicitan fundamentalmente dos, una radiografía simple en carga, con el que valoramos los grados de aplanamiento del pie, así como el estado de las articulaciones del tarso y una resonancia magnética con el que podemos observar el estado de conservación del tendón tibial posterior.

TRATAMIENTO

En función del grado en el que se catalogue la patología los tratamientos de primera elección pueden ser conservadores o quirúrgicos.

En el caso de optar por tratamientos conservadores es común optar por plantillas con un buen soporte del arco plantar o en casos más evolucionados se opta por AFOs o férulas, así como ultrasonidos, etc.

Si la opción conservadora queda descartada, la vía quirúrgica contempla varias opciones que contemplan desde reparaciones del tendón afectado, realineación de los huesos del tarso, etc. Dado que las opciones son varias éstas se adaptan a las necesidades puntuales de cada paciente.

Share
Consejo cuidado de los pies Consejos para pacientes dolor

HALLUX RIGIDUS, CUANDO EN LA LIMITACIÓN ESTÁ LA SOLUCIÓN

Published by:

Una patología que se presenta en consulta con cierta frecuencia es el conocido como hallux rigidus. A diferencia del hallux valgus o juanete para los amigos, el hallux rigidus no presenta una desviación medial del dedo gordo, en su lugar se puede observar una protrusión ósea a nivel dorsal de la cabeza del primer metatarsiano.

¿QUÉ HACE SER DEL HALLUX RIGIDUS UN COMPAÑERO TAN MOLESTO?

El problema radica en la articulación que nos permite mover el dedo gordo, la superficie articular del primer metatarsiano, el hueso que se articula con el dedo, se degrada. Experimenta un aplastamiento seguido de una reducción del espacio articular, lo que degenera finalmente en una pérdida progresiva de la movilidad y por tanto en una limitación funcional de éste área, especialmente para realizar una extensión del dedo gordo siendo en muchas ocasiones dolorosa.

Los motivos son variados, pudiendo deberse en primera instancia a un primer metatarsiano largo o índex plus y de forma secundaria a una yatrogenia postquirúrgica (acto que pese haber sido realizado con una indicación y ejecución correctas produce efectos adversos imprevistos en el paciente). La movilidad residual que queda es la causante de la clínica.

¿CÓMO LO TRATAMOS?

El primer punto a tener en cuenta es que el hallux rigidus como tal no tiene cura, esto quiere decir que no existe ningún método para revertir el proceso artrósico y por tanto no podemos devolver a la articulación afectada su estado anterior. Pero sí que podemos tratar el motivo de la consulta que no es otro que el dolor que produce.

Como comentábamos antes, la movilidad residual es el causante de las molestias por lo los tratamientos tanto conservadores como quirúrgicos irán encaminados a limitar o ferulizar ésta articulación.

Si hablamos de tratamientos conservadores, los de elección son fundamentalmente dos, por un lado, estarían los soportes plantares a medida, un elemento rígido con una prolongación hasta el pulpejo del dedo gordo que ferulice ésta zona. La ventaja de éste tratamiento es que permite continuar con un calzado tradicional.

La alternativa es probar con un calzado en balancín tipo MBT, la suela rígida y curva permite que ésta articulación no tenga que actuar durante la marcha lo que favorece la mejoría de la clínica. Sin embargo, no todo el mundo se adapta a éste tipo de calzado, bien por lo inestable que es o porque simplemente la parte estética no les convence.

La segunda opción es la quirúrgica y pasa, en estadios avanzados de la enfermedad, por una intervención en el que se fija la articulación con material de osteosíntesis, placas, tornillos, etc.

¿Te duele el dedo gordo y te cuesta extenderlo? Acude al podólogo, te informará sobre el estado de la lesión y te ofrecerá el tratamiento que mejor se adapte a tus necesidades.

Share
Consejo cuidado de los pies dolor Futbol

LESIONES EN EL FÚTBOL: LA FRACTURA DE JONES

Published by:

LESIONES EN EL FÚTBOL: LA FRACTURA DE JONES

La práctica deportiva se caracteriza por una serie de movimientos repetitivos que se engloban en los que denominamos gesto deportivo. Cada deporte tiene unas necesidades particulares y por tanto las cargas que se transmiten a los pies son susceptibles de variar.

En la práctica del fútbol hay tres elementos fundamentales a tener en cuenta:

  • Carrera.
  • Cambios bruscos de dirección y ritmo.
  • Contacto con el balón, así como con otros jugadores.

A estos elementos hay que añadir el calzado que precisa su práctica, la bota de fútbol. Este calzado se caracteriza por un ajuste total al pie, elementos de protección en antepié, así como elementos que otorgan a la bota de zonas de tracción para tener un mayor control del balón tanto en carrera como a la hora de realizar el chut, entre otros elementos.

LESIONES EN EL FÚTBOL: LA FRACTURA DE JONES

Una de las lesiones que más temen los futbolistas es la conocida como fractura de Jones, aunque actualmente su clasificación es más amplia abarcando la avulsión tuberositaria, fractura en la diáfisis del quinto metatarsiano, etc.

Ésta fractura se da en condiciones de estrés repetitivo en la base del quinto metatarsiano, debido en muchos casos a una bota cuya resistencia en el arco enfranque es insuficiente.

LESIONES EN EL FÚTBOL: LA FRACTURA DE JONES

Esta zona queda suspendida en el aire ya que el resto del pie queda sustentado por los tacos de la bota. Durante la práctica deportiva si el arco enfranque no es capaz de resistir las cargas que se generan en este punto, la zona más vulnerable que se expone a una lesión es el quinto metatarsiano, generando en no pocos casos una fractura del hueso a este nivel.

LESIONES EN EL FÚTBOL: LA FRACTURA DE JONES

Así pues, uno de los elementos fundamentales para escoger una bota de fútbol es comprobar manualmente la resistencia de esta zona, para ello debemos sostener la bota de fútbol en el talón y en la punta e intentar doblarla, si es flexible por la zona del arco enfranque os recomendamos buscar un modelo alternativo.

Para cualquier duda como siempre, acude a tu podólogo.

Share