Category Archives: Consejos para pacientes

Consejo cuidado de los pies Consejos para pacientes dolor

HALLUX RIGIDUS, CUANDO EN LA LIMITACIÓN ESTÁ LA SOLUCIÓN

Published by:

Una patología que se presenta en consulta con cierta frecuencia es el conocido como hallux rigidus. A diferencia del hallux valgus o juanete para los amigos, el hallux rigidus no presenta una desviación medial del dedo gordo, en su lugar se puede observar una protrusión ósea a nivel dorsal de la cabeza del primer metatarsiano.

¿QUÉ HACE SER DEL HALLUX RIGIDUS UN COMPAÑERO TAN MOLESTO?

El problema radica en la articulación que nos permite mover el dedo gordo, la superficie articular del primer metatarsiano, el hueso que se articula con el dedo, se degrada. Experimenta un aplastamiento seguido de una reducción del espacio articular, lo que degenera finalmente en una pérdida progresiva de la movilidad y por tanto en una limitación funcional de éste área, especialmente para realizar una extensión del dedo gordo siendo en muchas ocasiones dolorosa.

Los motivos son variados, pudiendo deberse en primera instancia a un primer metatarsiano largo o índex plus y de forma secundaria a una yatrogenia postquirúrgica (acto que pese haber sido realizado con una indicación y ejecución correctas produce efectos adversos imprevistos en el paciente). La movilidad residual que queda es la causante de la clínica.

¿CÓMO LO TRATAMOS?

El primer punto a tener en cuenta es que el hallux rigidus como tal no tiene cura, esto quiere decir que no existe ningún método para revertir el proceso artrósico y por tanto no podemos devolver a la articulación afectada su estado anterior. Pero sí que podemos tratar el motivo de la consulta que no es otro que el dolor que produce.

Como comentábamos antes, la movilidad residual es el causante de las molestias por lo los tratamientos tanto conservadores como quirúrgicos irán encaminados a limitar o ferulizar ésta articulación.

Si hablamos de tratamientos conservadores, los de elección son fundamentalmente dos, por un lado, estarían los soportes plantares a medida, un elemento rígido con una prolongación hasta el pulpejo del dedo gordo que ferulice ésta zona. La ventaja de éste tratamiento es que permite continuar con un calzado tradicional.

La alternativa es probar con un calzado en balancín tipo MBT, la suela rígida y curva permite que ésta articulación no tenga que actuar durante la marcha lo que favorece la mejoría de la clínica. Sin embargo, no todo el mundo se adapta a éste tipo de calzado, bien por lo inestable que es o porque simplemente la parte estética no les convence.

La segunda opción es la quirúrgica y pasa, en estadios avanzados de la enfermedad, por una intervención en el que se fija la articulación con material de osteosíntesis, placas, tornillos, etc.

¿Te duele el dedo gordo y te cuesta extenderlo? Acude al podólogo, te informará sobre el estado de la lesión y te ofrecerá el tratamiento que mejor se adapte a tus necesidades.

Share
Consejo cuidado de los pies Consejos para pacientes plantillas ortopodológicas

NECESITA PLANTILLAS. ¿ME GARANTIZA QUE VAN A FUNCIONAR?

Published by:

NECESITA PLANTILLAS. ¿ME GARANTIZA QUE VAN A FUNCIONAR?

Una vez alguien de una gran calidad profesional y personal me dijo:

Haber obtenido el título de podólogo te habilita para aprender.

Lo cierto es que una vez uno inicia la que va a ser su carrera ya como profesional, un abanico de posibilidades se abre ante nosotros y un mar de dudas e inquietudes nos esperan un poco más allá. Con el paso de los años y la experiencia acumulada, es evidente que aquella frase reflejaba una gran verdad; éste es un blog de podología para que la gente de cualquier edad y profesión que sienta interés por esos individuos de 5 dedos que nos soportan literalmente durante todo el día, tomen conciencia de cuáles son los problemas más comunes que les afectan y en manos de quien deben SIEMPRE ponerse.

Los profesionales sanitarios de cualquier especialidad que ejerzan con regularidad saben que la formación continuada es esencial, que todo está en constante movimiento, que nada es definitivo y por tanto siempre hay preguntas que responder y respuestas que reformular.

En consulta visitamos a nuestros pacientes, tomamos nota de la información obtenida en la anamnesis, realizamos una exploración y valoramos pruebas complementarias. De toda esa información emitimos un diagnóstico y planteamos un tratamiento, pondremos el ejemplo de los soportes plantares o plantillas. Es entonces cuando a veces nos hacen la pregunta.

¿Me garantiza que esto va a funcionar?  o ya he llevado plantillas y no me fueron bien.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no existe la eficacia al 100% porque la ciencia responde y se cuestiona a sí misma constantemente, es lo que le permite avanzar.

El profesional siempre va a proponer aquello que considera que va a servir mejor a los intereses de su paciente, pero eso implica en ocasiones no obtener el resultado deseado. Es por ello que cuando se acude a un centro alternativo buscando un resultado diferente y aparentemente se le propone el mismo tratamiento, no quiere decir que se vaya a actuar del mismo modo.

¿Cómo es posible?

Hablando de plantillas es posible porque existen decenas de materiales cada uno con propiedades particulares, la toma de moldes, la corrección de los mismos, el empleo de elementos de descarga y un largo etc. Permite que para llegar a Roma se puedan coger distintos caminos, todos con un objetivo común, eliminar o disminuir la intensidad del motivo que ha llevado al paciente a visitarse en consulta. El profesional escogerá, por tanto, aquel que mejor conoce y mejor resultado le ha dado con casos similares.

Si por el contrario el criterio profesional coincidiera con una terapia ya probada con resultado insatisfactorio, habrá alternativas que explorar, déjese aconsejar.

Share
Consejo cuidado de los pies Consejos para pacientes dolor juanete juanetes

¿TIENEN SOLUCIÓN LOS JUANETES?

Published by:

¿TIENEN SOLUCIÓN LOS JUANETES?

El hallux abductus valgus (HAV) conocido generalmente como juanete cuyo nombre procede de la antigua (y errónea) creencia de que en los pueblos la gente padecía más esta deformidad. Al ser Juan un nombre muy común en el ámbito rural, nombraron a ésta molestia juanete.

El HAV es una protuberancia ósea localizada en la cabeza del primer metatarsiano que se proyecta hacia medial, dando lugar al bunio, el bulto por todos conocido. A esta afectación se le asocia una desviación en valgo del primer dedo lo que acaba invadiendo el espacio de los dedos vecinos causando a su vez otros trastornos.

Existen varios tipos de tratamientos para ésta afección y todas estarán indicadas en función de las molestias asociadas que padezca el paciente. Un dato importante es que los juanetes no se corrigen de ninguna manera mediante tratamientos conservadores, éste tipo de tratamientos se indican para paliar la sintomatología asociada a la propia deformidad, bien para descargar los metatarsianos centrales que pueden padecer sobrecargas mediante plantillas a medida, para alinear el dedo cuando la desviación es flexible con una ortesis a medida de silicona, etc. Éste tipo de tratamientos suelen ser los de elección, ya que la única alternativa existente es la vía quirúrgica, recomendada cuando el dolor es intenso y los tratamientos conservadores resultan insuficientes para controlar la clínica.

Existen diversas técnicas quirúrgicas para abordar ésta deformidad, por cirugía abierta o por mínima incisión. Lo recomendable es recurrir a esta solución cuando no queda más remedio, ya que, aunque lo normal es que todo se solvente correctamente, el procedimiento no está exento de posibles efectos secundarios como experimentar un menor rango articular en la zona intervenida, parestesias, etc. o complicaciones posteriores como la recidiva de la deformidad.

Cada caso hay que valorarlo de manera completamente individual, de nada sirve que tengamos un conocido que esté encantado con el tratamiento sea conservador o quirúrgico, o por el contrario, que tenga una opinión negativa por una mala experiencia, ante la duda y especialmente ante el trastorno propio de la deformidad, lo mejor es acudir a un podólogo para recibir de primera mano la valoración e información que precise.

Share