Category Archives: Consejo cuidado de los pies

Consejo cuidado de los pies zapatos

Errores más frecuentes a la hora de comprar zapatos

Published by:

“En muchas ocasiones, los pacientes nos preguntan sobre las características del calzado que tienen que comprar y la conveniencia de adquirir un zapato especial u ortopédico”, comenta el podólogo Javier Ruiz, vocal de Comunicación del ICOPCV.

En la mayoría de casos, no es necesario recurrir a zapato especial y podemos comprar nuestro calzado en zapaterías normales. Eso sí, es importante saber identificar y comprobar algunos requisitos para no equivocarnos.

Javier Ruiz recuerda que conviene repasar algunas características en los siguientes elementos:

Tacón: No recomendamos ir planos de manera habitual. Un poco de tacón permite relajar la musculatura posterior de la pierna, aunque es necesario no tener grandes alturas porque con el tiempo, la musculatura posterior se acortaría. La altura recomendada oscila entre 2cm y 4cm. Cuando se sobrepasan esos 4cm, hay una sobrecarga a nivel de las cabezas metatarsianas, dolencia que puede agravarse si existe una alteración estructural en la fórmula metatarsiana.

Suela: Debe conseguir aislar el pie del suelo para protegerlo de cualquier elemento externo que pueda lesionarlo. El material puede ser blando de manera que resulte más confortable.

El cambrillón es la parte que da rigidez al zapato. (Foto: Javier Ruiz).

El cambrillón es la parte que da rigidez al zapato. (Foto: Javier Ruiz).

Cambrillón: Este elemento se inserta normalmente dentro de la suela del zapato para dotarla de rigidez desde el talón hasta como mínimo la zona anterior del pie. A la hora de andar, durante cada impulso, el cambrillón otorga un efecto palanca que nos facilita el despegue; así permite al pie trabajar menos y por tanto padecer menos sobrecargas.

Quebrante de puntera: Es la distancia que existe entre la punta del zapato y el suelo. Permite que en la fase de despegue exista un movimiento de balancín -que unido al efecto del cambrillón consigue una marcha fluida y cómoda.

Caña del zapato: Elemento que envuelve el pie. De materiales y sujeción diversa (de corte cerrado, acordonado, velcro, etc.). Es muy importante la parte que protege a los dedos; esta zona debe ser amplia para evitar compresiones laterales y contar con un mínimo de altura que permita mover los dedos verticalmente. Hay que evitar siempre que los dedos estén comprimidos tanto a la ancho como entre la planta y el dorso.

A partir de aquí, si el calzado que buscamos es para la práctica de alguna actividad deportiva existen otros elementos que habrá que tener en cuenta para que se adapte al gesto deportivo. Entre ellos: rigidez y dibujo de la suela, materiales, puntera, etc. El calzado deportivo está hoy en día muy adaptado a cada disciplina.

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppLinkedInEmailCompartir
Consejo cuidado de los pies

¿A qué edad deberíamos llevar a un niño a la revisión podológica?

Published by:

Muchas razones aconsejan hacer una revisión podológica a los cinco años.

Muchas razones aconsejan hacer una revisión podológica a los cinco años.

El sistema nacional de salud estipula una revisión pediátrica más completa a los 4-5 años en la que se realiza una exploración y valoración del sistema auditivo, ocular, musculo-esquelético, así como una revisión podal  muy básica en la que valoran el tipo de huella plantar -mediante visión en el podoscopio-  clasificando así de pie plano o cavo.

Desde el ICOPCV, su vicepresidenta Estefanía Soriano, recomienda una “revisión podológica más completa, que evalúe factores que predispongan a un pie plano infantil susceptible de ser tratado con ortesis plantares (plantillas)”.

“Se debe valorar en su totalidad el miembro inferior para descartar factores que ocasionen un crecimiento y desarrollo anómalo del pie del niño. Por ejemplo: patrones torsionales (rotación interna o externa de fémur y/o tibia) que podrían derivar a un apoyo plantar anómalo y originar patologías relevantes” añade Estefanía Soriano, para pasar a enumerar otros factores que conviene tener en cuenta.

Es importante también observar y evaluar hábitos posturales anómalos como sentarse con las piernas en “W” o en “X”. Asimismo, juega un papel importante la estructura esquelética de los miembros inferiores como genu valgo (rodillas en X) o genu varo (rodillas en paréntesis).

Por otra parte, la existencia de patología ósea puede determinar un pie plano rígido que tiene que ser valorado de cara a una posible recomendación quirúrgica.

La obesidad infantil es un problema de salud que también perjudica a sus pies.

La obesidad infantil es un problema de salud que también perjudica a sus pies.

Cabe destacar que la obesidad infantil, auténtica epidemia en nuestra sociedad, perjudica el correcto mantenimiento de la estructura esquelética. Además, en el caso de los niños que padecen hiperlaxitud ligamentosa, el sobrepeso puede agravar este trastorno, e impedir la posición adecuada del arco longitudinal plantar (puente interno del pie).

Razones todas ellas de mucho calado para acudir a una revisión podológica exhaustiva a partir de los 5 años. “A esta edad, la marcha ya está establecida y es importante valorar el desarrollo musculo-esquelético del niño, que aconseja revisiones cada seis meses para la vigilancia, control y tratamiento en caso necesario”, apunta la vicepresidenta del ICOPCV.

Por último, subraya que si el niño ha tenido alguna patología durante el embarazo y/o el nacimiento, se debe pautar una exhaustiva valoración de su evolución. En cualquier caso, el desarrollo de la marcha del niño es competencia del podólogo, que es el profesional encargado de diagnosticar y decidir el tratamiento ortopodológico en caso necesario, y quien puede orientar en la correcta elección del calzado infantil.

Consejo cuidado de los pies

Cómo afecta el sobrepeso a los pies

Published by:

En consulta nos encontramos con pacientes que padecen diversas dolencias en sus pies y que, además, tienen problemas de sobrepeso.

El sobrepeso causa en los pies diversos problemas, debido a la mayor carga que deben soportar

El sobrepeso causa en los pies diversos problemas, debido a la mayor carga que deben soportar

El sobrepeso es un trastorno que tiene efectos en todo el cuerpo, tales como problemas de circulación, exceso de colesterol, limita considerablemente la movilidad, la flexibilidad, la resistencia y tiene un impacto directo en las articulaciones, especialmente las de las extremidades inferiores, cadera, rodilla, tobillo y a nivel general en los pies.

Es fundamental comprender que el peso debe guardar relación con nuestra estatura; para ello existen tablas y datos sobre la composición corporal que nos pueden orientar (porcentaje de grasa, peso de la masa muscular, nivel de hidratación, peso del hueso, perímetro de cintura, etc.) y en caso de necesitar ayuda profesional, consultar al médico o nutricionista. Cuando el cuerpo presenta un aumento considerable en cuanto a su volumen como en su peso el impacto, especialmente, a nivel de los pies puede ser muy perjudicial, ya el aumento de la presión debe repartirse sobre la misma limitada superficie de impacto en los pies, lo que da lugar a sobrecargas articulares, elongaciones ligamentosas y deterioro en la calidad de los tejidos de los tendones.

Es fundamental comprender que para que un tratamiento cuente con la máxima probabilidad de éxito es necesario que el paciente intente en la medida de lo posible disminuir las cargas que traslada a sus pies.

Consejo cuidado de los pies

El calzado plano no es bueno para hombres ni para mujeres

Published by:

shoes-2321443_960_720

Andar calzado con un zapato totalmente plano sin casi suela no es nada recomendable.  En primer lugar, porque una suela muy fina obliga a nuestro pie a absorber los impactos contra el suelo directamente. Es el caso de de las típicas bailarinas o manoletinas, carentes de amortiguación, y muy comunes en niñas y adolescentes. Además, no ofrecen un buen apoyo para el arco del pie ni para el talón.

niña con Merceditas

Como explica la podóloga Estefanía Soriano, vicepresidenta del Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana, “el calzado excesivamente plano hace sufrir al sistema aquíleo-calcáneo-plantar, el encargado de realizar el primer movimiento del paso.  Cada vez que el talón entra en contacto contra el suelo, nuestro tobillo se flexiona gracias a la tensión del tendón de Aquiles. Si llevamos un calzado excesivamente plano, la tensión del Aquiles tiene que ser mayor para poder dar lugar a esa flexión. ¿Consecuencia? Que el hueso del talón (el calcáneo) y la fascia plantar recibirán mayor tensión.  Y esto puede dar lugar a la temida fascitis plantar (dolor en la planta del pie), muy frecuente en verano, cuando se abusa de las chanclas”. Incluso puede derivar en dolor en los músculos de la pantorrilla, problemas en los tobillos, la espalda y cadera, e interferir en la postura en general.

La fascitis plantar (dolor en la planta del pie) es muy frecuente en verano por el excesivo uso de chanclas y zapatos planos

No nos dejemos llevar por modas perjudiciales ni por una falsa sensación de comodidad. Al igual que un calzado con mucho tacón es perjudicial, también lo opuesto. ¿Cuántas veces hemos escogido un zapato plano para caminar durante horas “porque iremos más cómodos” y hemos acabado el día con un fuerte dolor de pies? Lo recomendable -tanto en hombres como en mujeres- es utilizar un calzado con un tacón de 4cm, con buena amortiguación, para que el pie pueda trabajar sin sobreesfuerzo en la marcha habitual.

Consejo cuidado de los pies verano

Arrancar con buen pie el verano

Published by:

feet-639711__340

Recién estrenado el verano, es momento de recordar tres sencillos consejos para empezar con buen pie esta época del año, y no esperar hasta las vacaciones -que aún falta un poco- para cuidar nuestros pies.

LA PIEL DEL PIE: UN CASO MUY PARTICULAR

La piel del pie tiene una particularidad: la del dorso es similar a la del resto del cuerpo mientras que la de la planta es más espesa y resistente, adaptada para soportar el peso. Por ello, los productos que empleemos para su cuidado deben ser específicos.  Las cremas hidratantes con urea son básicas en periodos de calor, sobre todo en zonas más secas como los talones. La urea, al ser un queratolítico, ayuda a desprender la piel que necesita renovarse por lo que la hidratación es más eficiente que con las típicas leches corporales.

Por otra parte, en casos de exceso de sudoración en los pies, la constante humedad favorece una proliferación no deseada de la flora que habita en la superficie de la piel y que puede degenerar en infecciones cutáneas por exceso de maceración. En estos casos, el podólogo aconsejará sobre los cuidados y productos más convenientes.

¡EN MARCHA! AÚN MEJOR POR LA PLAYA

La planta de los pies está provista de una compleja red vascular venosa, que se activa al andar. Cada vez que el pie cesa la carga, la sangre venosa penetra en el tejido celular subcutáneo y lo dilata; el apoyo siguiente la empuja y así sucesivamente en una continua contracción-expansión que es el mejor modo de nutrir los tejidos de manera automática. Así que el sencillo gesto de caminar consigue mantener activa la circulación y, por tanto, ayuda significativamente en aquellos casos que padecen un déficit circulatorio como es el caso de los diabéticos.

En la playa, el masaje que produce la arena en las plantas de los pies activa la circulación venosa y linfática. Aún más, al romper las olas en la orilla, el agua también masajea los tobillos, con lo que el ejercicio es todavía más completo.

¿CÓMO ESCOGER EL CALZADO DE VERANO?

flip-flops-932699__340

El problema de las sandalias típicas -aquellas con sujeción solo en el antepié- es que requiere de un trabajo forzado de la musculatura extensora y flexora de los dedos, que deriva en una garra excesiva y muchas veces origina dolor en la superficie metatarsiana. Si queremos evitar estas molestias, que pueden interferir en nuestro día a día, recomendamos que el calzado tenga siempre una sujeción a nivel del talón y/o tobillo. De esta manera, permitiremos que el antepié trabaje sin forzar ningún grupo muscular. Por último, a nivel de la suela es recomendable que ésta cuente con un determinado grosor (entre dos y cinco centímetros) que proteja la planta de los pies con un material blando y cómodo, pero rígido a la flexión; así favorecerá un movimiento relajado del pie en balancín en cada paso.

Con el pie bien sujeto y protegido, facilitaremos la marcha y podremos evitaremos sobrecargas que vienen derivadas de una elección incorrecta del calzado.

¡Feliz verano!