El Blog del Podólogo » Blog Archives

Author Archives: El Blog del Podólogo

Consejo cuidado de los pies

Cómo afecta el sobrepeso a los pies

Published by:

En consulta nos encontramos con pacientes que padecen diversas dolencias en sus pies y que, además, tienen problemas de sobrepeso.

El sobrepeso causa en los pies diversos problemas, debido a la mayor carga que deben soportar

El sobrepeso causa en los pies diversos problemas, debido a la mayor carga que deben soportar

El sobrepeso es un trastorno que tiene efectos en todo el cuerpo, tales como problemas de circulación, exceso de colesterol, limita considerablemente la movilidad, la flexibilidad, la resistencia y tiene un impacto directo en las articulaciones, especialmente las de las extremidades inferiores, cadera, rodilla, tobillo y a nivel general en los pies.

Es fundamental comprender que el peso debe guardar relación con nuestra estatura; para ello existen tablas y datos sobre la composición corporal que nos pueden orientar (porcentaje de grasa, peso de la masa muscular, nivel de hidratación, peso del hueso, perímetro de cintura, etc.) y en caso de necesitar ayuda profesional, consultar al médico o nutricionista. Cuando el cuerpo presenta un aumento considerable en cuanto a su volumen como en su peso el impacto, especialmente, a nivel de los pies puede ser muy perjudicial, ya el aumento de la presión debe repartirse sobre la misma limitada superficie de impacto en los pies, lo que da lugar a sobrecargas articulares, elongaciones ligamentosas y deterioro en la calidad de los tejidos de los tendones.

Es fundamental comprender que para que un tratamiento cuente con la máxima probabilidad de éxito es necesario que el paciente intente en la medida de lo posible disminuir las cargas que traslada a sus pies.

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppLinkedInEmailCompartir
reflexología

La reflexología podal: historia y aplicaciones

Published by:

La reflexología podal es una disciplina que guarda relación con la acupuntura.

Existe un grabado que data de hace más de 4.000 años hallado en “la tumba de los muertos” en Egipto que deja constancia de cómo los médicos de la época tratan los pies de un paciente con un masaje. En aquella época se empleaban técnicas de manipulación en los pies en China y Japón, y los indios Cherokees de Carolina del Norte aplicaban masajes como parte de una ceremonia sagrada, pues creían que los pies, al ser nuestro contacto con la tierra, formaban parte de las energías que fluyen de ella. En occidente no empezó a estudiarse hasta principios del S.XX con los trabajos del Dr. Fitzgerald, otorrinolaringólogo.

reflexología

La reflexología es una terapia que consiste en estimular -con los dedos de las manos mediante ligeras presiones- puntos específicos en las plantas de los pies que se corresponden con otras áreas del cuerpo y así recuperar su funcionamiento normal y eliminar tensiones. No debe confundirse con un masaje de pies, aunque ambos actos pueden ser complementarios.

Cabe resaltar que no es la panacea para tratar cualquier dolencia, aunque algunos síntomas sí son susceptibles de mejorar. No hay que plantear tampoco diagnósticos en base a ella, ya que para ello existen profesionales con los medios adecuados para dar con el origen de múltiples dolencias. Desde el ámbito de la medicina se la considera una pseudociencia, aunque hay estudios (Universidad de Portsmouth) que prueban su eficacia para aumentar la capacidad de resistencia al dolor. Por otra parte, cada vez son más los fisioterapeutas que la aplican, vistos los resultados de trabajar con esta técnica. No por casualidad los pies son la parte del cuerpo donde van a parar multitud de terminaciones nerviosas.

Según la reflexología podal, se puede influir en aspectos tan dispares como la psoriasis, varices, retención de líquidos, neuralgias, lumbago, migrañas, estrés, ansiedad, dolores de la menstruación y activación de la circulación sanguínea, entre otros. Al tratarse de una terapia no agresiva no puede empeorar ningún síntoma, aunque existen algunas contraindicaciones.

bebes

Los bebés que no caminan no necesitan zapatos

Published by:

peus bebé gateig

Los bebes que no han iniciado sus primeros pasos en contacto con el suelo no deberían ir calzados. La creencia de que puede coger frío por los pies es falsa y no es motivo para calzar al bebé que va dentro de un carro de paseo, donde –si es necesario- puede llevar calcetines para mantener los pies calentitos.

Así mismo, en la fase de gateo, esos pies descalzos obtienen numerosa información que ayudará al bebé a su desarrollo psico-motriz (los pies del recién nacido tienen una sensibilidad mucho más fina que la de la mano hasta los nueve meses) y por ello no se aconseja el calzado de pre andante porque anula ese contacto directo con el medio.  Por sentido común, haremos una salvedad si el terreno puede dañar al niño. En ese caso, sí se pueden utilizar zapatos de pre andado o gateo, con un refuerzo de goma en la puntera que proteja esa zona del pie.

Entre los estudios que avalan estas recomendaciones, las etapas de Piaget de desarrollo de la inteligencia (que sitúa la primera “etapa sensomotriz” entre el nacimiento y los dos años) refuerza la importancia de descartar el calzado en esta etapa en la que son esenciales la manipulación y el movimiento para aprender a organizar la información que llega a través de los sentidos.

Gracias a la gran sensibilidad de la piel de los pies en los primeros meses de vida, el bebé capta mucha información a través de ellos

Gracias a la gran sensibilidad de la piel de los pies en los primeros meses de vida, el bebé capta mucha información a través de ellos

También Isabel Gentil García, profesora de la Escuela Universitaria de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad Complutense de Madrid, defiende que el movimiento físico en libertad y el estímulo sensorial del bebé a través de los pies descalzos es factor de aceleración de maduración, del desarrollo propioceptivo y del desarrollo intelectual del niño. Autora del famoso artículo “niños descalzos igual a niños más inteligentes” recuerda que los pies de los lactantes son un potente receptor del mundo exterior.

Así, el tacto que el niño desarrolla en los pies le da información de temperatura, texturas, etc., y juega de manera inconsciente con la fuerza, la presión, tanteando el entorno y a sí mismo. Por ello, hay que potenciar la propiocepción y no colocar zapatos que supongan una barrera a este abanico de estímulos.

Lo idóneo y correcto sería empezar a calzar al niño en sus primeros pasos firmes en los cuales necesita un calzado que confiera seguridad a sus pasos y que debe cumplir ciertos requisitos: una suela antideslizante que le dé confianza, contrafuerte estable que mantenga el talón en una posición correcta y buena sujeción en empeine para que el pie no “baile” dentro del calzado. Un cuerpo del calzado flexible dará libertad de flexión, lo que conseguiremos con tejidos blandos que permitan este movimiento, sobre todo en la puntera (condición indispensable para poder realizar un buen despegue).

No insistamos en ponerles zapatos cuando no los necesitan, porque no caminan.

Consejo cuidado de los pies

El calzado plano no es bueno para hombres ni para mujeres

Published by:

shoes-2321443_960_720

Andar calzado con un zapato totalmente plano sin casi suela no es nada recomendable.  En primer lugar, porque una suela muy fina obliga a nuestro pie a absorber los impactos contra el suelo directamente. Es el caso de de las típicas bailarinas o manoletinas, carentes de amortiguación, y muy comunes en niñas y adolescentes. Además, no ofrecen un buen apoyo para el arco del pie ni para el talón.

niña con Merceditas

Como explica la podóloga Estefanía Soriano, vicepresidenta del Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana, “el calzado excesivamente plano hace sufrir al sistema aquíleo-calcáneo-plantar, el encargado de realizar el primer movimiento del paso.  Cada vez que el talón entra en contacto contra el suelo, nuestro tobillo se flexiona gracias a la tensión del tendón de Aquiles. Si llevamos un calzado excesivamente plano, la tensión del Aquiles tiene que ser mayor para poder dar lugar a esa flexión. ¿Consecuencia? Que el hueso del talón (el calcáneo) y la fascia plantar recibirán mayor tensión.  Y esto puede dar lugar a la temida fascitis plantar (dolor en la planta del pie), muy frecuente en verano, cuando se abusa de las chanclas”. Incluso puede derivar en dolor en los músculos de la pantorrilla, problemas en los tobillos, la espalda y cadera, e interferir en la postura en general.

La fascitis plantar (dolor en la planta del pie) es muy frecuente en verano por el excesivo uso de chanclas y zapatos planos

No nos dejemos llevar por modas perjudiciales ni por una falsa sensación de comodidad. Al igual que un calzado con mucho tacón es perjudicial, también lo opuesto. ¿Cuántas veces hemos escogido un zapato plano para caminar durante horas “porque iremos más cómodos” y hemos acabado el día con un fuerte dolor de pies? Lo recomendable -tanto en hombres como en mujeres- es utilizar un calzado con un tacón de 4cm, con buena amortiguación, para que el pie pueda trabajar sin sobreesfuerzo en la marcha habitual.