El Blog del Podólogo » 9 junio, 2018

Daily Archives: 9 junio, 2018

Consejo cuidado de los pies Consejos para pacientes dolor

DISFUNCIÓN DEL TENDÓN TIBIAL POSTERIOR. ¡SE ME APLANA EL PIE!

Published by:

En ocasiones acuden a consulta pacientes que nos cuentan como de repente se les ha aplanado uno de los pies sin causa aparente. Estas deformidades cuando llegan a un punto en el que cursan con dolor es cuando el paciente decide realizar una visita al especialista.

Durante la exploración efectivamente se observa como, normalmente, de los dos pies uno tiene un arco plantar más descendido que el contralateral, lo que genera una alteración estructural que en situación de carga genera una alteración del patrón normal de la marcha.

La clínica, es decir, lo que refiere el paciente es un dolor que habitualmente se localiza en la zona medial del tobillo extendiéndose hasta la tuberosidad del navicular, hueso del tarso donde se inserta principalmente el tendón del músculo tibial posterior con un papel preponderante en el mantenimiento del arco plantar. Existen otros signos como enrojecimiento, hinchazón, etc. A medida que el tendón se deteriora y la deformidad progresa la sintomatología, así como las estructuras implicadas también evolucionan y varían.

Esta enfermedad se le conoce como insuficiencia del tibial posterior estando descritos varios estadios de la enfermedad en función del grado de deformidad y deterioro del tendón implicado. Sin embargo, hay otro elemento implicado en la patología y es la probable afectación del ligamento calcaneonavicular plantar, conocido popularmente como ligamento en hamaca, que se extiende desde el calcáneo al navicular otorgando una sujeción adicional a la cabeza del astrágalo impidiendo que éste caiga.

Al margen de la exploración física, como pruebas diagnósticas se solicitan fundamentalmente dos, una radiografía simple en carga, con el que valoramos los grados de aplanamiento del pie, así como el estado de las articulaciones del tarso y una resonancia magnética con el que podemos observar el estado de conservación del tendón tibial posterior.

TRATAMIENTO

En función del grado en el que se catalogue la patología los tratamientos de primera elección pueden ser conservadores o quirúrgicos.

En el caso de optar por tratamientos conservadores es común optar por plantillas con un buen soporte del arco plantar o en casos más evolucionados se opta por AFOs o férulas, así como ultrasonidos, etc.

Si la opción conservadora queda descartada, la vía quirúrgica contempla varias opciones que contemplan desde reparaciones del tendón afectado, realineación de los huesos del tarso, etc. Dado que las opciones son varias éstas se adaptan a las necesidades puntuales de cada paciente.

Share